Logo de l'OEP
Logo de l'OEP

Textes de référence

Documento de archivo: La Declaración sobre la Identidad Europea (Copenhague 14 de diciembre de 1973). ¡Para ser releído absolutamente hoy!


Última actualización: 24 Ene 2017

En la Cumbre Europea de Copenhague (14-15 de diciembre de 1973), los Jefes de Estado y de Gobierno de los futuros Nueve afirmaron su deseo de introducir el concepto de identidad europea en sus relaciones exteriores comunes.
Fuente: Boletín de las Comunidades Europeas. Diciembre de 1973, 12 Luxemburgo: Oficina de Publicaciones.
Diario Oficial de las Comunidades Europeas. "Declaración sobre la identidad europea", págs. 127 a 130.
Derecho de autor: c) Unión Europea, 1995-2013.
URL: http://www.cvce.eu/obj/declaration_sur_1_identite europeennecopenhaguc l4decembrel 973 -en-02798dc9-9c69-4b7d-b2c9-fO3a8db7da32.html
Fecha de la última actualización: 18/12/2013

Los nueve países miembros de las Comunidades Europeas consideraron que había llegado el momento de elaborar un documento sobre la identidad europea que permitiera, entre otras cosas, definir más claramente sus relaciones con otros países del mundo y las responsabilidades que asumen y el lugar que ocupan en los asuntos mundiales. Decidieron definir esta identidad en una perspectiva dinámica, y con la intención de profundizarla en una etapa posterior a la luz de los progresos realizados en la construcción europea.
El enfoque de una definición de la identidad europea está volviendo:
- para identificar el patrimonio común, los intereses, las obligaciones particulares de los Nueve y el estado de la
proceso de unificación en la Comunidad,
- para cuestionar el grado de cohesión ya alcanzado con respecto al resto del mundo y las responsabilidades resultantes,
- para tener en cuenta la naturaleza dinámica de la integración europea.

I. La cohesión de los nueve Estados miembros de la Comunidad
1. Los nueve Estados europeos, cuyo pasado y defensa egoísta de intereses incomprendidos podría haber llevado a la división, habiendo superado sus antagonismos, han decidido unirse, elevándose al nivel de las necesidades básicas europeas, para asegurar la supervivencia de una civilización que es común a todos ellos.
Deseosos de garantizar el respeto de los valores jurídicos, políticos y morales a los que están apegados, deseosos de preservar la rica variedad de sus culturas nacionales, compartiendo la misma concepción de la vida, basada en el deseo de construir una sociedad concebida y construida al servicio de la humanidad, se proponen salvaguardar los principios de la democracia representativa, el estado de derecho, la justicia social - objetivo del progreso económico - y el respeto de los derechos humanos, que son elementos fundamentales de la identidad europea. Los Nueve están convencidos de que esta empresa corresponde a las aspiraciones profundas de sus pueblos y debe ser llevada a cabo con su participación, en particular por sus representantes elegidos.
2. Los Nueve tienen la voluntad política de llevar la integración europea a una conclusión exitosa.
Sobre la base de los Tratados de París y Roma por los que se establecen las Comunidades Europeas y sobre la base de actos posteriores, han establecido un mercado común, basado en una unión aduanera, creado instituciones y desarrollado políticas comunes y mecanismos de cooperación que forman parte integrante de la identidad europea. Están decididos a salvaguardar los elementos constitutivos de su unidad y los objetivos fundamentales de su desarrollo futuro, tal como se definieron en las Cumbres de La Raye y de París.
Sobre la base de los Informes de Luxemburgo y Copenhague, los nueve gobiernos han establecido un sistema de cooperación política con el fin de lograr actitudes concertadas y, en la medida de lo posible y deseable, una acción conjunta. Tienen la intención de seguir desarrollando esta cooperación.
De conformidad con las decisiones de la Conferencia de París, los Nueve reafirman su intención de transformar sus relaciones en su conjunto en una Unión Europea antes de que finalice el presente decenio.
3. Esta variedad de culturas dentro de una única civilización europea, este apego a valores y principios comunes, este acercamiento de las concepciones de la vida, esta conciencia de tener intereses específicos en común y esta determinación de participar en la construcción de Europa dan a la identidad europea su carácter original y su propio dinamismo.
4. La construcción de Europa emprendida por los nueve Estados miembros de la Comunidad está abierta a otras naciones europeas que comparten los mismos ideales y objetivos.
5. Los países de Europa han desarrollado, a lo largo de su historia, vínculos muy estrechos con muchas otras partes del mundo. Si bien estas relaciones están naturalmente destinadas a evolucionar constantemente, son sin embargo una garantía de progreso y equilibrio internacional.

6. Si bien en el pasado los países europeos han podido desempeñar un papel importante en la escena internacional de forma individual, los problemas internacionales de hoy en día difícilmente pueden ser resueltos por cada uno de ellos por separado. Los cambios que se han producido en el mundo y la creciente concentración de poderes y responsabilidades en manos de muy pocas grandes potencias hacen que Europa deba unirse y hablar cada vez más con una sola voz si quiere hacer oír su voz y desempeñar el papel mundial que le corresponde.
7. La Comunidad, que es el principal protagonista del comercio mundial, no puede ser una entidad económica cerrada. Estrechamente vinculada al resto del mundo en términos de suministros y mercados, la Comunidad, al tiempo que mantiene el control de su política comercial, se propone ejercer una influencia positiva en las relaciones económicas mundiales con miras a mejorar el bienestar de todos.
8. Los Nueve, cuyo objetivo esencial es el mantenimiento de la paz, nunca lo lograrán descuidando su propia seguridad. Los que son miembros de la Alianza Atlántica ÇQnSidFe!fl que no existe tal cosa como un "dividendo de paz".
no tiene actualmente ninguna alternativa a la seguridad que proporcionan las armas nucleares estadounidenses y la presencia de fuerzas norteamericanas en Europa; y están de acuerdo en que, en vista de su relativa vulnerabilidad militar, Europa debe, si quiere preservar su independencia, cumplir sus compromisos y asegurar, en un esfuerzo constante, que tiene una defensa adecuada.

II. La identidad de Europa en relación con el mundo
9. La Europa de los Nueve es consciente de los deberes internacionales que le impone su unificación. Esta unificación no está dirigida contra nadie ni inspirada por ningún deseo de poder. Por el contrario, los Nueve están convencidos de que su unión será beneficiosa para la comunidad internacional en su conjunto, constituyendo un elemento de equilibrio y un polo de cooperación con todas las naciones, cualquiera que sea su tamaño, cultura o sistema social. Se proponen desempeñar un papel activo en los asuntos mundiales y contribuir así, de conformidad con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, a la promoción de la justicia en las relaciones internacionales, a la preservación de la independencia e igualdad de los Estados, al aumento de la prosperidad compartida y al fortalecimiento de la seguridad individual. Esto debería llevar gradualmente a los Nueve a definir posiciones comunes en el campo de la política exterior.
10. A medida que la Comunidad desarrolle una política común con respecto a terceros países se guiará por los siguientes principios:
a. Los Nueve, actuando como entidad separada, se esforzarán por promover relaciones armoniosas y constructivas con estos países; estas relaciones no deben comprometer, retrasar o afectar su voluntad de avanzar, dentro de los plazos establecidos, hacia la Unión Europea.
b. En las futuras negociaciones entre los Nueve, colectivamente, y otros países, los marcos y procedimientos elegidos deben permitir que se respete el carácter específico de la entidad europea.
c. En sus contactos bilaterales con otros países, los Estados Miembros de la Comunidad se basarán cada vez más en las posiciones comunes establecidas entre ellos.
11. Los Nueve se proponen reforzar, dentro de los marcos existentes, sus vínculos con los países miembros del Consejo de Europa y con otros países europeos con los que ya existen estrechas relaciones de amistad y cooperación.
12. Los Nueve otorgan una importancia esencial a la política de asociación de la Comunidad.
13. La Comunidad velará por el cumplimiento de sus compromisos con los países de la cuenca del Mediterráneo y de África con miras a fortalecer los vínculos de larga data con esos países.
Los Nueve desean preservar sus vínculos históricos con todos los países del Oriente Medio y cooperar en el establecimiento y mantenimiento de la paz, la estabilidad y el progreso en esa región.
14. Los estrechos vínculos entre los Estados Unidos y la Europa de los Nueve, que comparten valores y aspiraciones basados en un patrimonio común, son mutuamente beneficiosos y deben preservarse. No afectan a la determinación de los Nueve de afirmarse como una entidad distinta y original. Los Nueve tienen la intención de mantener su diálogo constructivo con los Estados Unidos y desarrollar su cooperación con los Estados Unidos sobre una base de igualdad y en un espíritu de amistad.
15. Los Nueve siguen comprometidos con una estrecha cooperación y un diálogo constructivo con otros países industrializados, como el Japón y el Canadá, cuya función es esencial para el mantenimiento de un orden económico mundial abierto y equilibrado. Acogen con satisfacción la fructífera cooperación con esos países, en particular en el marco de la OCDE.

 16. Los Nueve, que han contribuido, tanto por su propia acción como por su esfuerzo conjunto, a los resultados iniciales de una política de distensión y cooperación con la URSS y los demás países de Europa oriental, se esfuerzan por desarrollarla, sobre la base de la reciprocidad.
17. Los Nueve, conscientes del importante papel de China en las relaciones internacionales, tienen la intención de intensificar sus relaciones con el Gobierno de China y promover los intercambios en los diversos ámbitos y los contactos entre los dirigentes europeos y chinos.
18. Los Nueve también son conscientes del importante papel que deben desempeñar los diversos países asiáticos. Están decididos a desarrollar sus relaciones con esos países, como lo demuestra, en el ámbito comercial, la declaración de intenciones hecha por la Comunidad con motivo de su ampliación.
19. Los Nueve, que tradicionalmente tienen relaciones amistosas e intercambios de todo tipo con los países de América Latina, se proponen desarrollar estas relaciones. A este respecto, conceden gran importancia a los acuerdos concertados entre las Comunidades Europeas y algunos países de América Latina.
20. No puede haber una paz real a menos que los países desarrollados presten mayor atención a los pueblos menos favorecidos. Sobre la base de esta certeza y conscientes de sus responsabilidades y obligaciones especiales, los Nueve conceden gran importancia a la lucha contra el subdesarrollo en el mundo. Por consiguiente, están decididos a intensificar sus esfuerzos en las esferas del comercio y la asistencia para el desarrollo y a fortalecer la cooperación internacional con ese fin.
21. Los Nueve participarán en las negociaciones internacionales con una mentalidad abierta, preservando los elementos constitutivos de su unidad y sus objetivos fundamentales. Además, los Nueve están decididos a contribuir al progreso internacional no sólo en sus relaciones con terceros países sino también mediante las posiciones comunes que se proponen adoptar, siempre que sea posible, en las organizaciones internacionales, en particular las Naciones Unidas y los organismos especializados.

III. La naturaleza dinámica de la integración europea
22. La identidad europea está destinada a evolucionar de acuerdo con la dinámica de la construcción de Europa.
En el ámbito de las relaciones exteriores, los Nueve se esforzarán en particular por definir gradualmente su identidad frente a las demás entidades políticas. Al hacerlo, son conscientes de que están reforzando su cohesión interna y contribuyendo al desarrollo de una política verdaderamente europea. Están convencidos de que la aplicación progresiva de esta política será uno de los elementos esenciales que permitirán a sus países abordar las últimas etapas de la construcción europea con realismo y confianza, facilitando la transformación prevista de sus relaciones globales en una Unión Europea.

Descargue el documento (fr)

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator